Elsa Scovenna, por Julio Sapollnik

Elsa Scovenna tiene una sensibilidad especial para disfrutar del arte contemporáneo. Lo hace como creadora de su propia obra, y como admiradora de nuevos artistas y lenguajes diferentes, disfruta tanto de su arte como del arte de los demás. Este ejercicio romántico e inteligente le permite vivir apasionadamente, sacando a luz lo que está oculto. Se formó con excelentes maestros, que la habilitaron en lo técnico para la realización de sus trabajos, y en lo teórico, para su apreciación. El conocimiento de formas y lenguajes del pasado y del presente le posibilitan desarrollar una pintura con particular originalidad.

En “Buscando la salida”, dos bandas horizontales con transparencias en su tonalidad intentan dar estabilidad a un mundo ingrávido y cambiante. Un remolino azul de líneas entrelazadas acentúa la idea de movilidad. Fondo y figura se compensan mutuamente, obligando a la mirada a organizar la composición.
Se intuye un ir y venir de un tiempo no lineal, presente sólo en el mundo de los sueños. Puede ser una extraña caligrafía, vigente en el pasado de una sociedad no revelada, o cierto encefalograma que deja ver en su escritura recuerdos y expresiones no descifrados por la memoria. Tal como sugiere el titulo del cuadro, el trazo que va oscilando en intensidad insinúa un misterioso laberinto del que parece no haber escapatoria.
Entonces, la salida se torna evasiva. La imagen se transforma en un rompecabezas que supera el tiempo de la niñez, y por la plasticidad de sus formas, y los suaves pasajes de color, es un enigma que ingresa con sigilo a la vida adulta.

Inteligente labor que nos acerca esta destacada y fina artista.

Julio Sapollnik, 2005